Un guardaropa consciente

por Fer Segui – colaboración externa

Éramos muchos los que creíamos que el mundo necesitaba conciencia, reflexión, compromiso y acción, éramos muchos los que sabíamos que haciendo lo mejor que podíamos ayudábamos mucho pero no alcanzaba. Hoy los datos son claros, las imágenes también, este virus que afecta de manera letal a muchas personas, da un golpe duro al sistema capitalista tal cual lo conocemos y da un aire maravilloso al planeta.

Las ciudades industriales muestran signos de reducción de contaminación, las ciudades más pobladas ven sus cielos libres de polución, animales que creíamos extintos vuelven a aparecer ante los ojos del Hombre.

NASA Earth Observatory

Tuvimos que atravesar esta terrible y angustiante pandemia para darnos cuenta que sí cuentan nuestras acciones cotidianas, y que el planeta tiene una enorme y veloz capacidad de reacción ante nuestro buen trato.

Ahora que sabemos los beneficios de nuestro planeta, que lo vemos y que no es sólo un producto de divulgación científica a partir de modelos estadísticos, es un momento clave e inspirador para no volver a hacer las cosas de la manera que las veníamos haciendo, es momento de continuar transmitiendo y divulgando las buenas acciones simples y cotidianas que benefician nuestro ecosistema, y las maneras en que podemos con cada mínima decisión marcar la diferencia.

La industria de la moda se lleva una gran lección, es probable que se pierdan una o dos temporadas completas de ventas, y el fast fashion deje de vender toneladas de ropa, pero ¿realmente tenía sentido producir cada año de esa manera? Seguramente té que estás del otro lado y yo escribiendo esto, tenemos claro que no, pero la industria lo está aprendiendo hoy. Vemos grandes acciones solidarias de las compañías más importantes para tratar de mitigar el impacto del virus, pero esto ¿significa una verdadera toma de consciencia? Seguramente lo sabremos cuando todo vuelva a la nueva normalidad, que no será la misma, o al menos eso espero yo.

Mientras esperamos ese momento, sigo confiando en que pequeñas acciones individuales sumadas conllevan grandes cambios sociales. Desde hace años promuevo el estilo de vida slow, la consciencia en los productos que consumimos, el estilo personal como eje central de nuestras compras y el guardarropa cápsula ordenador de todo lo anterior. 

Hoy me gusta llamarlo guardarropa consciente, es una forma de diseñar tu guardarropa, alineado con tu estilo de vida, con tu yo más genuino y con tu compromiso con el medioambiente y las personas que producen nuestra ropa.

Ahora que estamos en casa, y que nos queda por delante un tiempo más, es una buena oportunidad para conectarnos más que nunca con el aquí y el ahora, con nuestros deseos y verdaderas necesidades. Es tiempo de ser conscientes de nosotros mismos y a pensar de que todo esto que estamos atravesando nos lo quedaremos para el futuro.

Pensar en el guardarropa consciente y trabajar en él no requiere mucho, en pocos pasos simples podemos salir de esta cuarentena con un vestidor que hable realmente de nosotros.

  •  Mirar nuestro guardarropas actual: ¿Está en línea con nuestro estilo de vida? ¿Qué prendas hace mucho que no uso? ¿Me siento bien con todas las prendas? Estas preguntas me ayudan a pensar en mí, en quien soy y qué necesito y definir si es necesario conservar todas las prendas o si tendríamos que destinarles una nueva vida, donándolas, regalándolas o reinventándolas. Y siendo parte de una economía circular necesaria para la sanidad de nuestro planeta.
  •   Necesitamos nuevas prendas: Si necesitamos algunas prendas nuevas que nuestro estilo de vida así lo requiera, pensemos más consciente, fibras nobles que puedan reciclarse, durables, de calidad, recuerda que siempre “menos es más”. Pregúntate si la empresa que lo vende respeta a sus empleados y al medioambiente. Antes de comprar piensa si realmente la necesitas, la quieres o es un simple impulso, el impulso suele ser muchas veces algo automático relacionado a otras necesidades y no necesariamente al objeto que vamos a adquirir. Piénsatelo!!
  • Ama cada prenda: Cuando tenemos un guardarropa consciente cada prenda de nuestro vestidor nos hace sonreír, nos hace sentir cómodos y felices, nos permite que nuestro yo más genuino está a gusto con su estilo.
  • Sé genuino: Tener estilo y conocerlo es la clave, porque todo es más fácil, todo se equilibra y tu guardarropa habla de ti. Quizás es la clave pero es también lo más difícil de conseguir. ¿Tienes claro quién eres?

Con estos pequeños consejos puedes tomar acción sobre tu vestidor y replicarlo al resto de objetos que tienes en tu vida o que quieres comprar. 

Ser conscientes y disfrutar son los puntos más importantes para que cada compra tenga sentido y para que nuestro paso por el planeta sea lo más amigable posible.

4 Comments

  1. Its like you read my mind! You seem too kmow
    so much about this, like you wrote the bookk in it or something.
    I think that you ccan do with some pics to drive the messae home a little bit,
    but other than that, this is fantastic blog.
    An excellent read. I will definitely be back.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *