¿Qué puedo hacer para tener una actitud circular?

 artículo escrito por Fer Segui – colaboración externa

Una economía circular se basa en el principio de diseño libre de basura y polución, manteniendo los productos y materiales en uso y promoviendo la regeneración de los ecosistemas naturalesEllen Macarthur Fundation

El concepto de economía circular lo usan las empresas para producir bajo esos principios, pero cada día incorporamos más esta definición a nuestro estilo de vida, para reducir nuestro impacto en el medio ambiente y también para regenerarlo.

Reduce, reutiliza, recicla, tres palabras que repetimos como un mantra para recordarnos que somos parte de la solución si nos comprometemos. Como dijo Eduardo Galeano Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”, hoy más que nunca entendemos el significado de estas palabras, porque vemos que el medio ambiente está en crisis, pero también que tiene una enorme capacidad de regeneración.

¿Qué podemos hacer nosotros para mejorar el ambiente? ¿De qué manera podemos llevar a nuestras pequeñas acciones cotidianas los principios de la economía circular?

En primer lugar, reducir el consumo, no necesitamos tener tantas cosas, al final, muchas veces consumimos porque el entorno nos hace creer que necesitamos cosas que de verdad no necesitamos. Como os dije en mi post anterior, esta pandemia nos enseñó que con mucho menos somos igual de felices.

Por otro lado, yo creo que casi tan importante como reducir el consumo, es pensar desde el momento en que vamos a comprar algún producto, que residuo va a generar con su uso y también evaluar qué residuo voy a generar cuando no lo necesite más y quiera descartarlo, es decir cuánta basura vamos a generar con este producto al final de su vida útil.

Por último, hacer de estas dos cosas un estilo de vida, duradero, comprometido y con la convicción de multiplicarlo por donde vayamos, contagiando a nuestro entorno con las buenas prácticas ambientales. 

Pero en casa, ¿qué puedo hacer para tener una actitud circular?

Como te dije antes, lo más importante es reducir al máximo la basura que generamos, para eso tenemos que pensar en consumir productos que o bien no generen residuos, o bien su residuo sea biodegradable. 

Hoy en día es un poco difícil, porque una gran parte de la industria produce de manera de “facilitarnos la vida” pero generando una enorme cantidad de residuos. 

Así es como podemos ver en el supermercado la verdura y fruta lista para consumir en envases plásticos, los productos tamaño familiar envasados en porciones individuales de alimentos y cosméticos, los envases de plástico para take away en bares y restaurantes, las cápsulas de café, las cápsulas de detergente y enjuague para la lavadora, textiles sintéticos de bajo precio. Podría seguir enumerando una gran cantidad de ofertas de productos altamente contaminantes e innecesarios, pero haré un stop para intentar darte alternativas circulares a estas dificultades.

Porque, aunque una gran parte de la industria nos incita a usar y tirar, cada día tenemos más opciones para consumir sin lastimar el ambiente:

  • Reducir el uso de tejidos plásticos, para la no generación de microplásticos y micropartículas. Si, por ejemplo, tengo una prenda o un cosmético que contienen de poliéster, estos  generan microplásticos y micropartículas que se desprenden y terminan en el mar o consumidos por los humanos y la fauna.
  • Evitar el uso de productos que utilizan contenedores de plásticosde un solo uso. Dar un paso más y animarte a la cosmética natural hecha en casa, y a los artículos de limpieza, detergentes y enjuagues hechos en casa. O a las propuestas de reutilización de envases en punto de venta, como por ejemplo, LabPerfum o Lush Cosmetics, alternativas de consumo consciente.
  • Consumir prendas hechas con de tejidos naturales como el agodón orgánico o reciclado, el cáñamo, el lino o la lana. Estos tejidos no solo son mejores en su proceso de producción, sino también en su cuidado y durabilidad. A su vez, cuando no los necesitemos más, podremos transformarlas en bolsas de tela para la compra, o para guardar calzado, o como portaobjetos diversos.
  • Comprar a granel los productos secos alimenticios,los productos de limpieza, las verduras y frutas. Comprando a granel y en negocios ecológicos de proximidad El Gra, Casa artesa, Colibrí utilizando bolsas de tela reutilizables para trasladar los productos, y envases reutilizables para almacenarlos.
  •    Utilizar contenedores reutilizables o compostables industrialmente para el take away de los restaurantes, bares y cafés, Bumerang. La oferta en el mercado es cada vez mayor de productos de fibra de bambú o de cáñamo. Utilizándolos cada vez que pedimos un café para llevar, o un almuerzo en la oficina, evitamos el uso de plásticos. Si no contamos con esta alternativa elijamos empresas que venden las opciones de take away con envases responsables, sostenibles y reutilizables.

Todas estas opciones son fáciles de utilizar e incorporar a nuestro día a día. Pequeños cambios que requieren poco esfuerzo y aportan un gran cambio para el ambiente. 

Evitemos todos los productos que no pueden ser reutilizados o reciclados, evitemos generar residuos que dañarán el planeta, responsabilicémonos desde el momento de compra y pensemos de manera circular.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *